Hugo Corti.

Aceros con espíritu.

jueves, agosto 22, 2013

MI primer navaja,una Cola de Crótalo.


Aguijón del Diablo
La cola del crótalo hace referencia a la mortalidad del "instrumento",cual si de una serpiente se tratase.

Jamás me propuse una medida de antemano,sí que rondasen los 20 cm carradas,que era la media de la época.


Comenzaré diciendo que entre todos los pueblos y sus particulares cuchillos el que me fascinó siempre fue el pueblo español y sus particulares navajas,patrimonio indiscutido de su cultura morisca.Ningún otro por más extravagantes que fueren sus costumbres y sus fierros pudo despertar en mi un interés y admiración tan grandes.Y fue de la mano de la TV y de la vieja serie española Curro Jiménez que los conocí;ahí se batían en duelos a navaja con sus ponchos enrollados en la otra mano; luego recuerdo haber visto en un museo una navaja gigante que perteneció a Juan Manuel de Rozas,tan grande era que tenía anillas para colgarla de la cabalgadura!Y claro,Rozas tenía sangre española,y de la aristocracia.
El origen de una hoja punzocortante que pivota y se guarda entre el mango es antiquísimo e incierto.Hay restos de navajas que usaron soldados romanos,algunas cuantas de hoja curvada y filo cóncavo para podar plantas tan antiguas como el cristo,pero los que desarrollaron la navaja como arma,y la desarrollaron en serio,en su más amplio sentido fueron los españoles y entre los siglos XVII y XIX,donde alcanzaría sus máximos en dimensiones y en diseño.
Hay quienes cuentan una historia que,si bien mentirosa,nos ilustra mucho.Trataré de hacerle justicia. Disculpen si yerro:
"Estaban unos señores de la España antigua en plena discusión sobre cuál era la mejor arma blanca.El caballero de noble estirpe sostenía que la mejor era la espada,por su agudísima punta y sus temibles filos,capaz de herir y matar tanto de punta como de tajos;el valeroso moro insistía en que su enorme cimitarra curvada y su característica punta,impresinante y eficiente,era superior a las demás,y el gitano que sonreía con sarcasmo y decía que la navaja de afeitar era la mejor,porque se la podía llevar sin ser notado y a la vez entrar en combate con la velocidad de un rayo y ni hablar de su insuperable filo!Entonces encomendaron a un herrero andaluz para que les diera una solución.Ëste reunió  las mejores cualidades en una sola arma,había nacido la navaja española."
Hablar de ellas es entrar en un inmenso universo que me apasiona,así que por ahora diré solo que las hay de todas las dimensiones imaginables,pero las que usaban generalmente en la cintura,sostenida por la faja los hombres,eran de unos 20 centímetros cerradas promedio,y digo los hombres porque en mucho menos proporción las usaron las mujeres también-cuentan que las portaban en la liga-;que hay una gran veriedad de formatos,de sistemas de cierre y de materiales,los más usados:acero,hierro,cuerno,madera,latón,carey,etc..
Era costumbre también grabar leyendas sentenciosas en las hojas,como "no me abras sin razón ni me cierres sin honor","si esta vívora te pica no hay remedio en la botica","soy de mi dueño sólo" y cosas por el estilo.
Esta que hice está inspirada en las hechas por Valero Jun de Saragoza,llamadas Cola de Crótalo por razones obvias.Tambien las hubo muchas francesas, de Thiers.Tiene,como casi todas las francesas,cierre por muelle o ballesta.La hoja  y el chasis son de acero al carbono,las virolas y remaches de alpaca y las cachas de guayubira.Mide cerrada 23cm.Abierta,mejor correrse!
Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada